¿DIRECTORA Ó DIRECTOR EN LA FCPyS DE LA UAEM?

Columna Huésped:

MAGISTERIO MEXIQUENSE
Por “La Profra”

Mañana inicia el registro de las y los aspirantes a ocupar la dirección de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), considerada como un espacio universitario importante e influyente en las decisiones trascendentes de la Máxima Casa de Estudios mexiquense, tal y como lo demostró en el paro de actividades en protesta por la violencia de género contra las alumnas auriverdes.

Tres mujeres y un hombre se perfilan como aspirantes al cargo. Se trata de las académicas Martha Nateras, Laura Benhumea y Alicia Sarmiento, así como del académico Jorge Arzate. Tanto ellas como él son ampliamente conocidos por la comunidad universitaria de la FCPyS, pero no se conoce bien a bien quién goza de la mayor o menor simpatía, porque aún no se observa manifestación alguna de los miembros de los sectores académico, estudiantil y administrativo.

Tampoco se sabe si existe alguna “línea” desde la oficina del rector de la UAEM, Carlos Eduardo Barrera Díaz, para favorecer alguna aspiración, tal vez porque se espera el registro, con lo que se confirmará quién va y quién no va.

Uno que no va, ya confirmado, es el Maestro Ricardo Joya Cepeda, pese a su elevada preparación, capacidad y prestigio que lo caracterizan, más que suficientes para desempeñar un papel sobresaliente en el cargo de director de la FCPyS. Tomó la decisión desde hace días, lo que sorprendió a la comunidad universitaria del citado espacio y en general, de la Autónoma mexiquense, donde se reconoce su trayectoria.

Respecto a la posibilidad de que el rector o incluso, algunos ex rectores, quieran meter la mano, resulta oportuno hacerles la recomendación de que lo piensen más de dos veces, porque “el horno no está para bollos” y si bien, se aparenta cierta tranquilidad al interior de la UAEM, lo cierto es que cualquier intromisión a una elección democrática, puede desencadenar un movimiento fuerte, como lo fue el paro por los abusos y arbitrariedades cometidas en contra de las alumnas universitarias.

El relevo en el cargo de rector dio cierta calma a la UAEM, es cierto, pero debe quedar claro que las inconformidades no han sido resueltas del todo, por lo tanto los riesgos de otros estallidos se mantienen latentes.

Son numerosos los pendientes que dejó la administración de Alfredo Barrera Baca, incontables sin duda, por consiguiente la tarea de desactivarlos debe ser la prioridad del equipo de trabajo de Carlos Eduardo Barrera Díaz.

Hoy, más que nunca, se debe hacer un trabajo fino, muy fino, al interior de la UAEM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s